Resultados de la búsqueda la alegría del evangelio

<i>Amoris Laetitia</i>, de la alegría del Evangelio a la alegría del amor en la familia

Iglesia

Amoris Laetitia, de la alegría del Evangelio a la alegría del amor en la familia

08 abril 2016

Amoris Laetitia (La alegría del amor), es la Exhortación Apostólica postsinodal del papa Francisco sobre el amor en la familia. Un documento que acaba de ser presentada en el Vaticano y que viene precedido de la celebración de dos sínodos sobre las familias (2014/2015). El Papa se dirige a toda la comunidad cristiana trazando las líneas de una nueva pastoral de la familia.

Esta Exhortación «está formada por las relaciones conclusivas de los dos Sínodos junto a las numerosas catequesis sobre la familia del papa Francisco, otros documentos magisteriales de sus predecesores y las contribuciones de diversas Conferencias episcopales del mundo». Durante la presentación, el secretario general del Sínodo de los Obispos, el cardenal Lorenzo Baldisseri explicó que no es casualidad que este documento «se publique durante el Jubileo de la Misericordia y agregó que el título de Amoris Laetitia está “en plena continuidad con la Exhortación apostólica Evangelii Gaudium: de la alegría del Evangelio a la alegría del amor en la familia”».

Mientras realizamos una lectura pausada del documento, publicamos una serie de referencias al respecto:

Artículos de opinión

■ Amoris Laetitita: La familia, un bien social fundamental. Sebastián Mora, secretario general de Cáritas Española.
■ Amoris Laetitia: la alegría multicolor de las familias. Daniel Izuzquiza, director de Entreparéntesis.

Noticias relacionadas

■ El Sínodo de la Familia subraya un interés manifiesto por el mundo del trabajo. HOAC
■ Trabajo y familia. Derechos familiares de las personas y derechos sociales de las familias. Ediciones HOAC.

Documentos de interés

■ Descarga pdf de Amoris Laetitia (La alegría del amor)

■ En tuiter -> #AmorisLaetitia

 

La HOAC refuerza su compromiso de vivir la alegría del Evangelio en las periferias del mundo obrero

Nota de prensa

La HOAC refuerza su compromiso de vivir la alegría del Evangelio en las periferias del mundo obrero

15 agosto 2015

■ Con un gesto público en la plaza del Ayuntamiento de Segovia los cerca de mil militantes y simpatizantes de la HOAC reclaman trabajo digno, justicia y solidaridad con el mundo obrero

■ El obispo de la Pastoral Obrera, Antonio Algora, preside la eucaristía celebrada en la Catedral de Segovia

Texto: Elena Moreno • Vídeo: Rafa Martínez y Miguel Bejarano • Fotos: Yeli, Paula, Tomás y José Andrés.

La plaza del Ayuntamiento de Segovia fue el escenario escogido la tarde de ayer por la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) para celebrar un gesto público de denuncia y reivindicación, en el marco de su XIII Asamblea General, que se está celebrando en estos días con el lema “Construyendo iglesia en las periferias del mundo obrero”. Con este acto público la HOAC pretendía denunciar y hacer visibles “los sufrimientos de tantos hombres y mujeres del mundo obrero, a los que la Iglesia no podemos ser ajenos”.

Los actos se iniciaron con la celebración de una multitudinaria Eucaristía en la Catedral de Segovia, oficiada por el obispo de la diócesis de Ciudad Real y responsable de la Pastoral Obrera de Toda la Iglesia, D. Antonio Algora.

Seguidamente, los cerca de mil militantes y simpatizantes que están participando en la Asamblea se trasladaron al centro de la plaza del Ayuntamiento para realizar un gesto público por el trabajo digno, la justicia y la solidaridad. Un cristo sufriente presidía la plaza, acosado por los demonios de nuestro sistema de producción y consumo: la precariedad, el paro, desahucios, empobrecimiento, accidentes laborales, emigración forzosa, desigualdad, violencia de género, discriminación, recortes de derechos sociales, pobreza infantil, etc. Estos “demonios” son destruidos por la esperanza de la resurrección, y esta experiencia es la que mueve a los militantes de la HOAC a comprometerse para que otra manera de vivir y de trabajar sea posible. “Queremos seguir trabajando para liberar al ser humano de los demonios que lo esclavizan y le roban la vida, para que realmente en nuestro mundo, la persona sea lo primero”.

Durante esta pequeña escenificación, se leyeron también dos testimonios de personas trabajadoras que están viviendo situaciones de desempleo y precariedad y cómo esto afecta gravemente a su vida personal y familiar.

Tal es el caso de Juan, cordobés de 50 años, que se encuentra si trabajo y cuya familia está viviendo la pobreza y la exclusión social. Su mujer también perdió el trabajo porque su jefe decidió “prescindir” de ella, dejándola sin ningún derecho ya que no estaba asegurada. Con tres hijos menores, los problemas económicos se multiplican: pasan hambre, les cortaron la luz hace unos días por falta de pago y temen que les desahucien de su vivienda social porque llevan meses sin pagar el alquiler. Como cabeza de familia, Juan se siente desanimado y desesperanzado. Y como él se encuentran multitud de familias en estos barrios ignorados por las personas y por las instituciones.

Por su parte Toñi, una joven de Córdoba, compartió su experiencia en la búsqueda de un empleo digno que no llega. Tras terminar sus estudios universitarios de Biología, estudiar idiomas y realizar un master en psicopedagogía, se lanzó a la búsqueda de empleo en la docencia, sin obtener ninguna respuesta hasta el momento. A la espera de que salgan oposiciones comenta que en muchas ocasiones se siente cansada, rechazada y desesperanzada, y que sólo la confianza en Dios le ayuda a seguir mirando al futuro con ilusión.

El acto concluyó con la lectura del manifiesto, en el que la HOAC se compromete a “estar y vivir la alegría del Evangelio en las periferias del mundo obrero para construir en ellas la Iglesia de Jesucristo”; a “vivir la solidaridad, la comunión de vida, bienes y acción a través de propuestas concretas que visibilicen que otra manera de vivir es posible”, donde “las personas y las familias podamos desarrollar nuestra humanidad siendo el centro y fin de la producción”.

“Queremos manifestar nuestra disponibilidad y unirnos e invitar a todas las personas de buena voluntad, a las organizaciones sociales y eclesiales, en este empeño por reflexionar sobre lo que está aconteciendo en la realidad social, política y sobre todo, lo que está ocurriendo con la nueva orientación del trabajo humano, descubriendo y denunciando las causas que propician el sufrimiento de tantas trabajadoras y trabajadores, familias y pueblos, y sobre todo colaborar en la creación de experiencias de comunión que posibiliten la vida digna de todas las personas”, finaliza el manifiesto.

El acto se cerró con el estreno de la canción “Construyendo Iglesia en las periferias”, título que coincide con el lema de esta XIII Asamblea de la HOAC, que continuará hasta el próximo domingo.

Álbum de fotos Gesto Público

#enla13

Gepostet von HOAC am Samstag, 15. August 2015

Álbum de fotos Eucaristía

#enla13

Gepostet von HOAC am Samstag, 15. August 2015

Manifiesto.

Getafe: Encuentro en torno a “La Alegría del Evangelio”

Actividades, Iglesia, Mundo obrero y del trabajo

Getafe: Encuentro en torno a “La Alegría del Evangelio”

10 abril 2015

La Delegación de Pastoral Obrera de la Diócesis ha organizado un encuentro de formación, reflexión y diálogo en torno a la Exhortación Evangelii gaudium (La alegría del Evangelio) del Papa Francisco, el próximo sábado 11 de abril, a las 9:30h, en la Parroquia San Rafael (Pl. de Rufino Castro s/n), en Getafe.
La jornada tiene  como objetivo presentar iniciativas para ampliar la acción de la Pastoral Obrera en este año dedicado a la Caridad, integrar a nuevos miembros, y reflexionar sobre las palabras del Santo Padre, cuando se cumplen XXI años del documento “La Pastoral Obrera de toda la Iglesia”. Contará con la presencia y ayuda de D. Francisco Porcar Rebollar, miembro de la Hermandad Obrera de Acción Católica de la Diócesis de Segorbe-Castellón.

Jornada Mundial por el Trabajo Decente: el mundo del trabajo necesita la alegría del Evangelio

Comunicados, Iglesia, Internacional, Mundo obrero y del trabajo

Jornada Mundial por el Trabajo Decente: el mundo del trabajo necesita la alegría del Evangelio

03 octubre 2014

Ante la celebración de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, el día 7 de octubre, estas palabras recientemente pronunciadas por el Papa Francisco, adquieren un profundo significado y una llamada a toda la Iglesia y a toda la sociedad:

“Es necesario reafirmar que el trabajo es una realidad esencial para la sociedad, para las familias y para los individuos, y que su principal valor es el bien de la persona humana, ya que la realiza como tal, con sus actitudes y sus capacidades intelectuales, creativas y manuales. De esto se deriva que el trabajo no tenga sólo un fin económico y de beneficios, sino ante todo un fin que atañe al hombre y a su dignidad. ¡Y si no hay trabajo esa dignidad está herida!”. (A los dirigentes y obreros de las fábricas de acero de Terni, 20 de marzo de 2014)

El problema es no llevar el pan a la casa, esto quita la dignidad. El problema más grave es la dignidad por esto tenemos que trabajar y defender la dignidad que nos da el trabajo”. (Encuentro con trabajadores y estudiantes del sector de la industria. Molise, 5 de julio 2014).

Estamos inmersos en una realidad que ha sufrido y está sufriendo profundas transformaciones en todos los ámbitos de la vida de las personas. Una de las mayores es la manera de entender y organizar el trabajo humano. La forma en que hoy se organiza el trabajo no es compatible con la vida digna a la que estamos llamados.

Tener o no trabajo, tener un salario suficiente para poder vivir, realizar el trabajo en condiciones dignas o no, son condiciones que posibilitan el crecimiento y el desarrollo de las personas o lo impiden.

Basta ilustrar esta realidad con algunos datos en el ámbito mundial:

  • más de doscientos millones de mujeres y hombres están desempleados.
  • casi mil millones de mujeres y hombres trabajan, pero sus ingresos no les permiten superar el umbral de la pobreza de los 2 dólares al día por persona en sus hogares.
  • más de doscientos millones de niñas y niños se ven obligados a trabajar en condiciones infrahumanas o de explotación.
  • el desempleo de los jóvenes alcanza niveles alarmantes en muchos países del sur de Europa y África.
  • se da de hecho una mercantilización e instrumentalización del trabajo y la negación práctica del derecho al mismo para millones de personas.

Si descendemos a nuestro país:

  • más de 5,6 millones de desempleados/as (EPA, 2º trimestre 2014)
  • más de 1.300.000 familias donde ninguno de sus miembros percibe ningún tipo de ingreso.
  • hoy de hecho, se puede tener trabajo y ser pobre.
  • las sucesivas reformas laborales han contribuido a la precarización del trabajo y a extenderla a todos los sectores de producción.
  • se han reducido enormemente los derechos laborales que tantos esfuerzos y luchas costaron a las trabajadoras y los trabajadores.
  • se han incrementado la pobreza y, mucho más que en el resto de los países de la UE, la desigualdad entre ricos y pobres.

Desde el año 1999, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con participación de gobiernos, y asociaciones empresarias y sindicales, impulsa el objetivo de lograr un trabajo decente como elemento fundamental para combatir el empobrecimiento y como camino hacia una sociedad decente, más justa y humana.

También la Iglesia, desde la Doctrina Social (DSI), llama la atención y promueve que se impulse el trabajo decente. Movimientos de creyentes, como el  MMTC (Movimiento Mundial de trabajadores cristianos), Caritas Internacionalis, Iustitia y Pax, Pax Romana y cientos de otros grupos representativos de congregaciones, asociaciones y movimientos, han hecho suya esta reivindicación como símbolo de la lucha contra el desempleo, la subocupación y la precariedad laboral.

También en nuestro país somos muchas las personas y organizaciones que nos preguntamos ¿qué está pasando con el ser humano, con el trabajo y con la sociedad que se está configurando?

Organizaciones sociales como sindicatos, asociaciones de todo tipo, asambleas de parados… organizaciones eclesiales como parroquias, comunidades, Cáritas, Justicia y Paz, y movimientos apostólicos…  estamos trabajando por construir un nuevo mundo donde el trabajo decente sea una prioridad que nos permita vivir con dignidad, construir nuestra humanidad y crear lazos sociales  tan necesarios para construir la fraternidad universal.

Como iglesia no podemos permanecer callados y pasivos cuando las condiciones sociales dificultan que el ser humano pueda vivir con arreglo a su dignidad de hijo de Dios.

Nuestra preocupación por la vida humana, y especialmente por los pobres en los que vemos a Jesucristo, nos debe llevar a ocuparnos y preocuparnos por la realidad del trabajo. No olvidemos que  “los pobres son en muchos casos el resultado de la violación del trabajo humano, bien porque se limitan sus posibilidades (desocupación, subocupación) bien porque se devalúan los derechos  que fluyen del mismo, especialmente el derecho al justo salario, a la seguridad de la persona del trabajador y su familia” (Caritas in veritate, 63).

Como iglesia, nos comprometemos a asumir la llamada que nos hace el documento preparatorio del Sínodo extraordinario de los Obispos sobre la Familia en su número 71: “En diálogo con el Estado y las entidades públicas, se espera de parte de la Iglesia una acción de apoyo concreto para un empleo digno, para salarios justos, para una política fiscal en favor de la familia, así como la activación de una ayuda para las familias y los hijos”.

Invitamos a las organizaciones sociales y eclesiales y a todas las personas de buena voluntad, a celebrar este año la Jornada mundial por el trabajo decente reflexionando sobre lo que está aconteciendo en el mundo laboral y descubrir y denunciar las causas que propician el sufrimiento de tantas trabajadoras y trabajadores, familias y pueblos.

Con esperanza invitamos a continuar detectando y apoyando las iniciativas que muchas personas, organizaciones y colectivos están desarrollando en el campo del trabajo cooperativo, de empresas de inserción laboral, del trabajo social, del reconocimiento del trabajo no productivo como trabajo necesario para la sociedad; la reivindicación de un ingreso familiar mínimo con el que poder vivir; la banca ética; la economía de comunión. Todas ellas son manifestaciones de que es posible organizar el trabajo desde otros valores y criterios donde las personas y las familias sean el centro y fin de la producción, de la actividad económica y de la sociedad y no meras herramientas de producción o mercancías a merced de los mercados.

Sigamos potenciando las que existen y construyendo otras experiencias nuevas que vayan tejiendo redes de solidaridad y formas de construir nuestra humanidad, donde la actividad humana y el trabajo decente posibiliten la realización de las personas y estén al servicio de la comunión social.

Como hombres y mujeres creyentes, creemos que la buena noticia del Evangelio pasa por ser buena noticia para el mundo del trabajo. La alegría del Evangelio debe ser también alegría del Evangelio para el mundo del trabajo, para los trabajadores y trabajadoras.

Firman: HOAC y JOC

Apoyan: Acción Católica General, Acción Católica Obrera, Acción Social Empresarial, CONFER, Cáritas Española, Foro de Laicos, Frater España, Hermandades del Trabajo, Justicia y Paz, Juventud Estudiante Católica, Movimiento Rural Cristiano, Movimiento de Jóvenes Rurales Cristianos, y Profesionales Cristianos .

3 de octubre de 2014

La alegría del Evangelio de la fraternidad y la justicia

Editoriales

La alegría del Evangelio de la fraternidad y la justicia

02 enero 2014

La exhortación apostólica «Evangelii gaudium» (La alegría del Evangelio) del Papa Francisco es una propuesta de vida impresionante. Una invitación a que repensemos nuestra vida, personal, social, eclesial, para crecer en fidelidad a la Buena Noticia de Jesucristo, porque en ella está el camino de nuestra realización humana, de nuestra felicidad personal y social. El Papa Francisco nos invita a fijarnos en lo más importante, en lo que es central y sustancial para nuestras vidas. De la gran riqueza de la exhortación queremos subrayar algo de lo que nos parece más sustancial.

Lo central y sustancial está en Jesucristo, es Jesucristo, y, en Él, está en la sagrada dignidad de toda persona y en la sagrada dignidad de la vida de los pobres que reclama justicia. Lo decisivo es mirar, como Jesucristo, nuestras vidas, nuestro mundo y nuestra Iglesia, desde la misericordia, desde el amor concreto a las personas concretas. La misericordia es la gran fuerza transformadora de nuestras vidas y de nuestro mundo: «Amamos este magnífico planeta donde Dios nos ha puesto, y amamos a la humanidad que lo habita, con todos sus dramas y cansancios, con sus anhelos y esperanzas, con sus valores y fragilidades. La tierra es nuestra casa común y todos somos hermanos» (n. 183).

Por eso, la «transformación misionera de la Iglesia» pasa por salir de sí misma, por volcarse desde la misericordia en afirmar prácticamente la sagrada dignidad de la persona, por unir nuestra vida a la vida cotidiana de las personas, en particular de los pobres: «Prefiero una Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle, antes que una Iglesia enferma por el encierro y la comodidad de aferrarse a las propias seguridades (…) Más que el temor a equivocarnos, espero que nos mueva el temor a encerrarnos en las estructuras que nos dan una falsa contención, en las normas que nos vuelven jueces implacables, en las costumbres donde nos sentimos tranquilos, mientras afuera hay una multitud hambrienta y Jesús nos repite sin cansarse. “¡Dadles vosotros de comer!” (Mc 6, 37)» (n. 49).

Nuestro mundo y nuestras vidas serían otras si realmente acogiéramos la lógica de Dios, si nos reconociéramos realmente como hijos y hermanos: «la vida social sería ámbito de fraternidad, de justicia, de paz, de dignidad para todos» (n. 180). De ello quiere ser servidora la Iglesia. Existen hoy, dice el Papa Francisco, dos cuestiones fundamentales que determinan el futuro de la humanidad: la inclusión social de los pobres, en una economía y un sistema social que genera exclusión y descarta personas desde su idolatría del dinero, y la paz (fruto de la justicia) y el diálogo social que aprecia la diversidad para construir juntos un mundo mejor y más humano.

El cambio que necesita nuestro mundo pasa por situar en el centro la lucha por la justicia debida a los empobrecidos. Por eso, el Papa Francisco invita a tomarnos completamente en serio que «cada cristiano y cada comunidad están llamados a ser instrumentos de Dios para la liberación y la promoción de los pobres, de manera que puedan integrarse plenamente en la sociedad» (n. 187). Escuchar el clamor de los pobres es afrontar las causas estructurales de la injusta pobreza, transformar esa situación, y ayudarles en sus necesidades concretas, uniendo el cambio estructural y el personal, porque «el imperativo de escuchar el clamor de los pobres se hace carne en nosotros cuando se nos estremecen las entrañas ante el dolor ajeno» (n. 193). Por eso es tan importante generar una nueva mentalidad política y económica, «crear una nueva mentalidad que piense en términos de comunidad, de prioridad de la vida de todos sobre la apropiación de los bienes por parte de algunos» (n. 188).

Dios otorga a los pobres «su primera misericordia». «Por eso –dice Francisco– quiero una Iglesia pobre para los pobres (…) La nueva evangelización es una invitación a reconocer la fuerza salvífica de sus vidas y a ponerlos en el centro del camino de la Iglesia» (n. 198). Porque «no deben quedar dudas ni caben explicaciones que debiliten este mensaje tan claro. Hoy y siempre, los pobres son los destinatarios privilegiados del Evangelio (…) Hay que decir sin vueltas que existe un vínculo inseparable entre nuestra fe y los pobres» (n. 48).

Papa Francisco: Exhortación Apostólica “La Alegría del Evangelio”

Iglesia

Papa Francisco: Exhortación Apostólica “La Alegría del Evangelio”

26 noviembre 2013

FERNANDO DÍAZ ABAJO.“La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús.” Así comienza la Exhortación Apostólica  Evangelii Gaudium”, del Papa Francisco que se hace pública hoy, como fruto XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos sobre el tema “La nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana”. Es la alegría del Evangelio la que debe marcar la misión evangelizadora. Una alegría que nace del encuentro con Cristo y llena y orienta toda la existencia.

Desde ese encuentro, la exhortación aborda diversos temas abordados por el Sínodo, en una propuesta orgánica de caminos que la Iglesia debe recorrer en este tiempo:

a) La reforma de la Iglesia en salida misionera.

b) Las tentaciones de los agentes pastorales.

c) La Iglesia entendida como la totalidad del Pueblo de Dios que evangeliza.

d) La homilía y su preparación.

e) La inclusión social de los pobres.

f) La paz y el diálogo social.

g) Las motivaciones espirituales para la tarea misionera

La pretensión es ayudar a perfilar un determinado estilo evangelizador que el Papa invita a asumir en cualquier actividad que se realice.

En cinco capítulos, EG aborda la necesidad de renovación de la Iglesia, que ha de transformarse impulsada por un dinamismo misionero que la lleve a encarnarse en los límites humanos para afrontar los desafíos que el individualismo del mundo actual genera en la misma identidad comunitaria, de modo que nos permita superar tentaciones que están presentes en la vida del evangelizador y centrarnos en lo esencial que es el anuncio del Evangelio.

Nos recuerda que el anuncio del Evangelio tiene una dimensión social, comporta un compromiso social inseparable de la confesión de fe. Es la fe la que nos hace escuchar el clamor de los pobres, fieles al Evangelio, para generar caminos de inclusión orientados al bien común de toda la humanidad.

Y nos insiste en la necesidad de ser evangelizadores con Espíritu. Cada cristiano y cada comunidad estamos llamados a ser instrumentos de Dios para la liberación y promoción de los pobres y eso requiere que oremos, trabajemos, vivamos la convicción de haber encontrado en Jesucristo nuestro tesoro, vivamos su seguimiento, y lo ofrezcamos, juntos, con nuestra vida.

Habrá tiempo de leerla despacio. Que esta sea una primera invitación a hacerlo.

 Para descargar la Exhortación “Evangelii Gaudium”: aquí

 

Astorga | Celebración del 75 aniversario de la HOAC

Iglesia, Mundo obrero y del trabajo

Astorga | Celebración del 75 aniversario de la HOAC

17 septiembre 2021

Con el lema “Tendiendo puentes, derribando muros”, que expresa el caminar histórico de la HOAC, siendo Iglesia en el mundo obrero y mundo obrero en la Iglesia, la HOAC de Astorga celebrará el 75 aniversario de su nacimiento el sábado, 18 de septiembre a las 17:00, en la parroquia de San Antonio, en Ponferrada, acto que concluirá con una Eucaristía presidida por el obispo, D. Jesús Fernández González.

El 3 de noviembre de 1946 nacía la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC). Se hacía realidad el encargo que los obispos españoles habían hecho a Guillermo Rovirosa Albet de poner en marcha un movimiento especializado de acción católica para la evangelización del mundo obrero y del trabajo.

Celebramos estos setenta y cinco años de existencia y lo queremos hacer dando gracias al Padre por tantos hombres y mujeres que han ofrecido su vida llevando el Evangelio al mundo obrero y del trabajo y trayendo a la iglesia las alegrías y las penas, las miserias y las grandezas de los hombres y mujeres del mundo obrero y del trabajo. Una celebración que quiere ser memoria agradecida de la entrega y generosidad de tantos y tantas militantes, laicos y sacerdotes que han dado lo mejor de sí para llevar el Evangelio a los ambientes obreros y defender la grandeza y dignidad de ser obrero, estando presentes en tantas luchas y conflictos en las que estaba en juego el reconocimiento de unas condiciones justas en el trabajo y un salario digno que permitiera vivir con dignidad al obrero y su familia. Desde entonces, ininterrumpidamente, pese a las diversas circunstancias de todo tipo por las que ha transcurrido la vida de la HOAC, podemos afirmar que se ha desplegado toda una historia de fidelidad eclesial siendo fieles al mundo obrero a quienes hemos sido enviados.

Nuestra celebración no es solo mirar con gratitud al pasado, sino, también, sentirnos impulsados hacia el futuro, en la vivencia comprometida de nuestro presente, que queremos seguir viviendo con ilusión y esperanza, poniendo de manifiesto que el modo de estar presentes en la realidad, de encarnarnos en el mundo obrero y del trabajo de hoy sigue siendo, 75 años después, plenamente válido y actual lo que D. Tomás Malagón decía: “una organización vale lo que valen sus militantes”. Hoy como ayer para evangelizar al mundo obrero se necesitan apóstoles obreros, testigos de Jesucristo, que, con su espiritualidad, su formación y su compromiso encarnado en la realidad y las organizaciones del mundo obrero y del trabajo, sean evangelizadores de sus hermanos y hermanas. Espiritualidad, formación y compromiso son las características del modelo evangelizador de la HOAC, tres grandes caminos por los que hoy, como ayer, transita la vida del movimiento, buscando el encuentro Iglesia-mundo obrero y del trabajo.

PROGRAMA 

SÁBADO 18 DE SEPTIEMBRE-IGLEISA DE SAN ANTONIO DE PONFERRADA

17 horas- Encuentro y presentación

17.15 horas- Nacimiento y desarrollo de la HOAC en su contexto histórico. Alfonso Gil Montalbo, consiliario de la HOAC de la diócesis de Mondoñedo-Ferrol.

18 horas- Testimonios de militantes históricos de la diócesis de Astorga.

18.45 horas- Descanso

19.15 horas- la HOAC hoy

19.30 horas- Eucaristía presidida por D. Jesús Fernández, obispo de la diócesis.

Desde la HOAC diocesana, invitamos a asistir a todas aquellas personas interesadas por conocer este movimiento especializado de la Acción Católica.

Huesca | Conmemoración del 75 aniversario de la HOAC

Actividades

Huesca | Conmemoración del 75 aniversario de la HOAC

17 mayo 2021

Con el lema “Tendiendo puentes, derribando muros”, que expresa el caminar histórico de la HOAC, siendo Iglesia en el mundo obrero y mundo obrero en la Iglesia, la HOAC de Hueca convoca un acto de celebración de la Eucaristía, el jueves 27 de mayo a las 19:00 en la parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de Huesca, presidida por el obispo Julián Ruiz Martorell.

***

El 3 de noviembre de 1946 nacía la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC). Se hacía realidad el encargo que los obispos españoles habían hecho a Guillermo Rovirosa Albet de poner en marcha un movimiento especializado de acción católica para la evangelización del mundo obrero y del trabajo. Celebramos estos setenta y cinco años de existencia y lo queremos hacer dando gracias al Padre por la vida de tantos hombres y mujeres que han ofrecido su vida llevando el Evangelio al mundo obrero y del trabajo y trayendo a la iglesia las alegrías y las penas, las miserias y las grandezas de los hombres y mujeres del mundo obrero y del trabajo.

Una celebración que quiere ser memoria agradecida de la entrega y generosidad de tantos y tantas militantes, laicos y sacerdotes que han dado lo mejor de sí para llevar el Evangelio a los ambientes obreros y defender la grandeza y dignidad de ser obrero, estando presentes en tantas luchas y conflictos en las que estaba en juego el reconocimiento de unas condiciones dignas en el trabajo y un salario digno que permitiera vivir con dignidad al obrero y su familia. Desde entonces, ininterrumpidamente, pese a las diversas circunstancias de todo tipo por las que ha transcurrido la vida de la HOAC, podemos afirmar que se ha desplegado toda una historia de fidelidad eclesial siendo fieles al mundo obrero a quienes hemos sido enviados.

Nuestra celebración no es solo mirar con gratitud al pasado, sino, también, sentirnos impulsados hacia el futuro, en la vivencia comprometida de nuestro presente, que queremos seguir viviendo con ilusión y esperanza, poniendo de manifiesto que el modo de estar presentes en la realidad, de encarnarnos en el mundo obrero y del trabajo de hoy sigue siendo, 75 años después, plenamente válido y actual. D. Tomás Malagón decía que “una organización vale lo que valen sus militantes”. Hoy como ayer para evangelizar al mundo obrero se necesitan apóstoles obreros, testigos de Jesucristo, que, con su espiritualidad, su formación y su compromiso encarnado en la realidad y las organizaciones del mundo obrero y del trabajo, sean evangelizadores de sus hermanos y hermanas. Espiritualidad, formación y compromiso son las características del modelo evangelizador de la HOAC, tres grandes caminos por los que hoy, como ayer, transita la vida del movimiento, buscando el encuentro Iglesia-mundo obrero y del trabajo.

Cádiz-Ceuta | Convocatorias con motivo del 75 aniversario de la HOAC

Actividades

Cádiz-Ceuta | Convocatorias con motivo del 75 aniversario de la HOAC

17 febrero 2021

La HOAC de la diócesis de Cádiz-Ceuta convoca la celebración de la Eucaristía y de un vídeo-coloquio con motivo del 75º aniversario de la HOAC y del  57º y 37 aniversario del fallecimiento de Guillermo Rovirosa y de Tomás Malagón, respectivamente.

La diócesis ha convocado para el miércoles 24 de febrero la celebración de la Eucaristía en la Parroquia de Santa Ana de Cádiz, y en la Parroquia de San Benito Abad de Puerto Real, ambas a las 19h. También está previsto, para el viernes, 26 de febrero, a las 17h, por internet en este enlace, un vídeo-coloquio sobre La HOAC y Rovirosa.

Con estos actos la HOAC diocesana quiere dar gracias al Padre por tantos hombres y mujeres que han ofrecido su vida llevando el Evangelio al mundo obrero y del trabajo, y a la vez trayendo a la Iglesia las alegrías y las penas, las miserias y las grandezas de los hombres y mujeres del mundo obrero y del trabajo.

El papa Francisco insiste en la necesidad de ser “memoriosos”, y recordar las maravillas que Dios va haciendo en nuestra vida, para poder proclamarlas, para poder seguir anunciando su ternura y su misericordia. Celebrar es una dimensión constitutiva de la Fe.

En la diócesis de Cádiz y Ceuta queremos celebrar con gozo estos 75 años de fidelidad de la Iglesia al mundo obrero, y recordar, a su vez la figura de Guillermo Rovirosa, primer militante, promotor de la HOAC y actualmente en proceso de beatificación; y de Tomás Malagón, sacerdote de la Iglesia al servicio de todos, que llevó en lo más hondo de su corazón un gran amor a la HOAC.

Sus palabras, escritos y testimonio siguen hoy inspirando y guiando la vida y el compromiso de los militantes de la HOAC en medio de los trabajadores y trabajadoras, cuyos derechos siguen siendo vulnerados y su dignidad como tales no siempre reconocida.  La Evangelización en el mundo del trabajo sigue siendo hoy tan necesaria como entonces.

 

Getafe | Arranca la celebración del 75 aniversario de la HOAC con una Eucaristía

Iglesia, Mundo obrero y del trabajo

Getafe | Arranca la celebración del 75 aniversario de la HOAC con una Eucaristía

05 febrero 2021

La diócesis de Getafe comenzará la celebración del 75 aniversario de la creación de la HOAC, con una Eucaristía, el 26 de febrero, a las a las 19 h. en la parroquia Ntra. Sra. de Zarzaquemada de Leganés, que podrá seguirse por Youtube.

La celebración eucarística servirá, también y como es tradición todos los años, para celebrar y recordar la vida del primer militante de la HOAC, Guillermo Rovirosa, que murió el 27 de febrero de 1964. 

El 3 de noviembre de 1946, en la clausura de la I Semana Nacional, celebrada en la Basílica de la Milagrosa, en Madrid, es situado como la fecha del nacimiento de la HOAC. Se puso en marcha definitivamente el proyecto que los obispos españoles encargaron a Guillermo Rovirosa de organizar e impulsar un movimiento apostólico especializado de Acción Católica para la evangelización del mundo obrero tan alejado de la Iglesia. Desde que asumió la tarea Rovirosa se dedicó por entero al apostolado entre los obreros, viviendo como un obrero pobre.

Desde entonces, ininterrumpidamente, pese a las diversas circunstancias de todo tipo por las que ha transcurrido la vida de la HOAC, podemos afirmar que se ha desplegado toda una historia de fidelidad eclesial siendo fieles al mundo obrero a quienes hemos sido enviados.

Por esta razón el 3 de noviembre de 2020, la HOAC inició la celebración del 75 aniversario que terminará el 3 de noviembre de 2021. El lema del aniversario es Tendiendo puentes y derribando muros.

Durante todo este año y con diversos actos, celebraciones y publicaciones quieren dar gracias al Padre por tantos hombres y mujeres que han ofrecido su vida llevando el Evangelio al mundo obrero y del trabajo, y a la vez trayendo a la Iglesia las alegrías y las penas, las miserias y las grandezas de los hombres y mujeres del mundo obrero y del trabajo.

El papa Francisco insiste en la necesidad de ser ‘memoriosos’, y recordar las maravillas que Dios va haciendo en nuestra vida, para poder proclamarlas, para poder seguir anunciando su ternura y su misericordia. Celebrar es una dimensión constitutiva de la Fe.

En la diócesis de Getafe quieren celebrar con gozo estos 75 años de fidelidad de la Iglesia al mundo obrero, y recordar, a su vez la figura, de Guillermo Rovirosa. Su conversión a la fe cristiana en la Navidad de 1933 marcó definitivamente su vida, fiel hasta su muerte a la Iglesia, al Evangelio y al mundo obrero, sus palabras, escritos y testimonio siguen hoy inspirando y guiando la vida y el compromiso de los militantes de la HOAC en medio de los trabajadores y trabajadoras, cuyos derechos siguen siendo vulnerados y su dignidad como tales no siempre reconocida. La Evangelización en el mundo del trabajo sigue siendo hoy tan necesaria como entonces.

 

#DIAHOAC2021

Acceso a la suscripción.
■ Edición digital www.hoac.es/tu

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2021 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo