Iglesia >> ,

Málaga | Semblanza de Pepe Sánchez

20 noviembre 2020 | Por

Málaga | Semblanza de Pepe Sánchez

HOAC de Málaga. Equipo El Salvador

“Sois maravillosos, sois maravillosos….”, raro era la reunión de su equipo de la HOAC, de la sección de Animación en la Fe, de la comisión diocesana o asamblea, en que nuestro hermano, consiliario y amigo Pepe no nos dijera esta frase, frase que encierra su cercanía y su espíritu de animarnos en el compromiso de seguir a Jesús de Nazaret, desde nuestras circunstancias personales, en su querida HOAC.

No es casualidad que Pepe cursara sus estudios en el Seminario Diocesano de Málaga durante los años en que se estaba celebrando el Concilio Vaticano II, pues ha sido una constante en su vida la lucha por la renovación evangélica de la Iglesia. Pepe ha amado profundamente a su Iglesia, y le dolía cuando esta no era lo suficientemente fiel al Evangelio de Jesús, queriendo siempre una Iglesia cercana a la gente, compasiva con el sufrimiento de los empobrecidos, y que abriera caminos de justicia, de cambio, de poner a las personas; especialmente a las que más sufren, en el centro.

Y esto lo vivió en todas sus tareas pastorales, en los pueblos donde estuvo de párroco, San Juan de Vélez, organizando actividades de concienciación con jóvenes obreros y estudiantes; Arenas, ayudando a los campesinos a crear una cooperativa de aceitunas y a crear carriles para unir a los núcleos de población diseminados, incluso en contra de la oposición de algunos caciques, lo que valió el apodo de “Pepe Carriles”, así como en Benamargosa, Comares, Viñuela, Cútar….; siempre con la colaboración de los vecinos, y en comunidad con grupos de curas unidos en procesos de liberación.

Esta labor social y eclesial se extendió a Frigiliana, El Morche, Torrox, Santa Rosalía, Campillos y Málaga, porque la relación personal y amigable que Pepe siempre ha cultivado con Dios (Padre-Madre, Hijo y Espíritu Santo), le llevaba a orar en la vida cotidiana de las personas, de los pobres, los preferidos de Dios y por ende de su Iglesia.

Somos muchas las personas que hemos gozado al encontrarnos en nuestro camino con Pepe, para ayudarnos a ser fieles a Cristo, a nivel personal o dentro de los grupos cristianos que siempre ha acompañado, desde la Misión de Francia, el Foro Diamantino García, las Comunidades Cristianas Populares, los Sacerdotes del Prado hasta las monjitas del convento de las Claras de Vélez o Cáritas, y por supuesto la HOAC en la que ha pasado por distintos equipos y en la actualidad ejercía su labor como consiliario diocesano de la HOAC de Málaga.

Es imposible resumir una vida tan intensa de entrega, de lucha por el Reino, de alegría por vivir el Evangelio, de querer una Iglesia cercana a los excluidos y fiel al mensaje de Jesús, pero sobre todo porque esa vida no acaba, la llevamos dentro quienes hemos convivido con él, quienes, creyentes o no, podemos seguir leyendo sus escritos, siempre lúcidos, impregnados de teología de la buena, con la sabiduría humilde, que siempre le ha acompañado…, y que tantas veces nos ofrecía en sus fotocopias para ayudarnos en nuestra tarea evangelizadora.

Y siempre con esperanza, en los últimos años aún más acrecentada con el pontificado de su querido papa Francisco, y con cuya última encíclica Fratelli tutti estaba tan ilusionado, porque, como cristiano soñaba y luchaba porque se hiciera realidad la fraternidad universal, una sociedad de hermanos y hermanas donde reine la justicia, la paz, la dignidad de la persona por encima de todo, independientemente de las creencias y procedencias de cada cual.

Como HOAC, sentimos tristeza en el corazón por la partida de nuestro hermano, pero a la vez sentimos la alegría de saber que ya está disfrutando de la Vida Eterna del Resucitado, en los brazos amorosos de Dios y junto a su primo Paco, sus amigos Félix, Miguel León, y tantos otros sacerdotes y militantes de la HOAC, que en estos 75 años de historia de nuestro movimiento, siguen desde el Paraíso, cuidando de la Iglesia, de la HOAC y del Mundo Obrero, porque tú Pepe sí que eres maravilloso, un santo de los que tanto está necesitada nuestra Iglesia, y un hombre bueno hasta las entrañas, al que tenemos siempre presente, para acoger tu esperanza, tu enseñanza y tu testimonio de fidelidad.

 

 

Acceso a la suscripción.
■ Edición digital www.hoac.es/tu

Nuevo libro

Ultimo cuaderno

Redes Sociales

Instagram


© 2020 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies