Espiritualidad

El Dios cristiano es un Dios sorprendente: no es un individuo, es una Comunidad de personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Jesucristo se nos presenta vinculado al Padre y al Espíritu de una manera permanente.

De la Comunión Trinitaria dimana toda la obra creadora de Dios. Toda la realidad es expresión de la Comunión Trinitaria y está llamada a manifestar dicha Comunión.

Nuestra vida es Comunión en la medida en que, por la acción de su Espíritu, permanecemos vinculados a Jesucristo y en Él formamos parte de la Comunidad de personas que es Dios. Y en la medida en que, como vivió y realizó el mismo Jesús, vivimos y proyectamos la comunión con todas las personas y con toda la realidad.

Esta vida, que en Jesucristo participa de la Comunión, encuentra en la construcción de la comunión personal y social la manera natural de ser y de vivir. La comunión es lo que nos brota de dentro tratando de manifestarse y realizarse en todos y en todo.

A esta fuerza, proceso y dinamismo que nos lleva a vivir vinculados a Jesucristo y encarnados en la realidad le llamamos espiritualidad. Aunque también podríamos llamarle felicidad, porque armoniza y da sentido y plenitud a todas las aspiraciones humanas.

Material elaborado de «Orar desde el Mundo Obrero»



Elige tu idioma de lectura

Redes Sociales



Ultimo cuaderno

20 Aniversario FSI


Instagram

© 2017 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR