Obras completas Guillermo Rovirosa

Presentación.

Obras completas del fundador y promotor de la HOAC que recogen sus escritos y su pensamiento, la huella sobre la tierra de este apóstol del mundo obrero. Seis tomos imprescindibles que, además, contribuyen a honrar su memoria y permitir a todas aquellas personas que le siguen, renovar y estrechar su contacto con su palabra y su ejemplo. Al mismo tiempo, facilitar a las nuevas generaciones de militantes cristianos, a los estudiosos y al público en general el acceso al mundo espiritual e intelectual de aquel gran “especialista en Cristo” que fue Guillermo Rovirosa.

Tomo I y II

Los dos primeros tomos de la obra integral de Rovirosa, que presentamos bajo el título de Cooperación y comunidad, están centrados en lo que él denominó los siete cuadernos de la Serie COPIN, abreviatura esta última palabra de Cooperativismo integral, la obra que abre la serie. Esta va precedida del Manifiesto comunitarista, donde se exponen muchas de las ideas expuestas en piezas posteriores de la COPIN y seguida de un conjunto de producciones estrechamente vinculados a la línea de pensamiento que preside toda esta área del apostolado rovirosiano, para concluir con el impresionante ¿De quién es la empresa?, último libro escrito por el autor. Incluimos asimismo, junto con otros escritos inéditos, las noticias que utilizaba Rovirosa para comunicarse con sus copinistas, que se publican ahora coleccionadas y completas por primera vez. Este volumen –dos tomos– contiene una vasta y profunda sucesión de escritos apostólicos que se extienden en el tiempo desde 1938 hasta 1964, año de la muerte de su autor, y son posiblemente la cima de su pensamiento y de su espiritualidad.

Acceso a su compra en Ediciones HOAC. Tomo ITomo II.

 

Tomo III

Comprende tres de las secciones del Plan General anunciado: Reflexión cristiana, donde se encuentra el importantísimo, aunque por desgracia fragmentario Gremio de Teología social, un trabajo en el que Rovirosa colaboró con un grupo de monjes del Monasterio de Monserrat y que va acompañado de otras producciones breves pero no por ello menos significativas; Escritos socioeconómicos, entre los que se recogen combativas y a la vez serenas consideraciones sobre la reforma de la empresa, una cuestión muy debatida en las publicaciones de la HOAC en 1948 y 1949, así como el libro inédito Terciarios, con una peculiarísima interpretación rovirosiana de los problemas suscitados por el ascenso del sector terciario de la economía; finalmente incluimos la parte denominada La construcción de la HOAC, en la que aparecen escritos tan notables como el opúsculo La HOAC, ¿qué es esta? O ese profundo compendio de la vocación hoacista que es el libro Profesión, junto con una reproducción en facsímil de los ocho números de la Hoja HOAC, una típica iniciativa de Rovirosa destinada a preparar la Primera Semana Nacional de la organización cuando ésta aún no tenía existencia oficial y que es precursora y germen de las publicaciones periódicas hoacistas.

Acceso a su compra en Ediciones HOAC.

 

Tomo IV

Los escritos que contiene son piezas fundamentales de la formación del espíritu militante de la HOAC en sus primeros tiempos de prodigiosa expansión. Aquí encontramos la amplia trilogía sobre Cursillos Nocturnos que, además de sus méritos intrínsecos, tiene el aliciente de incluir las adiciones y enmiendas introducidas por Tomás Malagón, consiliario de la Comisión Nacional de la HOAC, que son una muestra inestimable de la colaboración de estos dos grandes impulsores del apostolado obrero en España durante los diez últimos años de la vida de Rovirosa. Acompaña a estos escritos el titulado ¿Cómo se inicia un Centro OAC?, que se complementa con los precedentes y que interesa aún más que por su valor histórico, por el espíritu que rezuma, el ánimo que infunde y los criterios evangélicos que va sembrando. El tomo se completa con dos trabajos breves que manifiestan hasta qué punto es capaz Rovirosa de convertir lo que puede parecer un mero ejercicio de carácter organizativo y hasta rutinario en un intenso y fructífero cuadro de vida apostólica. En ambas obras se refleja una época de transición en torno a 1952 en la que la HOAC sale de una época de tanteos para avanzar hacia una espléndida madurez.

Acceso a su compra en Ediciones HOAC.

 

Tomo V

Recoge documentos tan importantes como El Plan Cíclico de la HOAC, una selección de artículos del Boletín de militantes y siete conferencias del Cursillo de Segundo Grado. El denominador común de estos textos, además de que fueran escritos por Rovirosa con la misma espiritualidad y convicción con que vivía y lo hacía todo, es que todos ellos contribuyeran a la construcción de la HOAC y a la formación de sus militantes.

En el caso de siete conferencias (1951), su papel era plantear a los militantes de la HOAC cuáles eran las exigencias de la identidad cristiana y provocar un compromiso consciente, libre y amoroso. Este fue uno de los pilares para confirmar la opción y vocación de los militantes en la tarea evangelizadora en el mundo obrero. Con el Plan Cíclico (1955) hubo un antes y un después en la vida de la HOAC: Rovirosa apostó por la formación de los obreros destinando el Plan a “obreros con una mentalidad determinada y cuya enorme y justa disconformidad con la situación presente se trata de aprovechar, cristianizar y orientar hacia la construcción de un mundo mejor”. Y por último, los artículos del Boletín, que escribió entre 1948-1957 nos desvelan la fuerza de su palabra, palabra que no deja indiferente, que incita a la acción y a la comunión. Todos los textos aquí recogidos constituyen una expresión de fe y de amor a la Iglesia y al mundo obrero, a la HOAC. Leer a Rovirosa nos sumerge siempre en la maravillosa aventura de volver a Galilea.

Acceso a su compra en Ediciones HOAC.

 

Tomo VI

Es una selección de su correspondencia. Rovirosa escribió muchísimas cartas. Eran un instrumento precioso para cultivar la relación de amistad que mantuvo con tantas personas y para la labor apostólica por toda España (dos realidades que van frecuentemente unidas). Del total de las cartas que hemos podido recopilar, hemos prescindido para su publicación de aquellas que son exclusivamente familiares, de las que solo expresan una relación de amistad con diversas personas y de las que solo aparecen pequeñas noticias o trámites. Aquí presentamos solo aquellas que reflejan su intensa labor en el apostolado obrero. Las cartas presentan una diferencia significativa con el resto de los escritos. Aunque en todos ellos se refleja no solo el pensamiento sino también, ¡y con qué fuerza!, la vivencia de la fe cristiana en el mundo obrero de Guillermo Rovirosa, en las cartas esta experiencia vivida aparece aún con más fuerza si cabe, de forma mucho más directa. Son, por eso, un buen complemento del resto de los escritos, para percibir vívidamente lo que escribió de Rovirosa, Tomás Malagón:

“Fue así Rovirosa un testigo excepcional de la fe, vivida en un mundo nuevo, de técnica nueva y de hombres nuevos, que nos dejaba la lección de su vida de cristiano adulto justamente en el momento en que la Iglesia, en el Concilio Vaticano II, trataba de describir al cristiano de los tiempos nuevos. En Rovirosa Dios nos ponía delante un ejemplo vivo de cómo ese cristiano ha de tender a ser”.

Acceso a su compra en Ediciones HOAC.