Colaboraciones >> ,

Libros: El pulso del cotidiano

19 abril 2017 | Por

Libros: El pulso del cotidiano

José María Toro | Mi «renovado» libro El pulso del cotidiano (2017) es el resultado de lo que ha sido concebido y realizado como auténtico ejercicio de recreación de las vivencias cotidianas; de aproximación, en una clave diferente y desde una actitud concreta, a las personas, a las cosas y a los acontecimientos.

Cada una de sus páginas no es sino una aproximación al pulso y a la vibración que subyace en los diversos momentos y en las múltiples situaciones que se suceden a lo largo del día, incluso en los objetos o en sus sucesos más nimios, sencillos y habituales.

Es un libro dirigido a despertar y desarrollar el órgano receptivo básico con el que acceder al pulso de todo lo cotidiano. No se trata de un órgano físico identificable espacialmente, como puedan serlo el oído o el ojo. Este órgano receptivo básico es más bien una actitud especial que da forma a una nueva «visión» que permite, a su vez, ver, encontrarse con lo «no visible» en lo visible, con lo «no tangible» en lo palpable y concreto. En él se reconoce lo cotidiano como el ámbito supremo de ejercitación y, por tanto, de desarrollo, crecimiento y compromiso.

El tejido de las relaciones creativas con todo lo que nos rodea y afecta es, a mi modo de ver, la tarea. Una tarea esencial, siempre permanente y nunca acabada; la tarea por excelencia, nuestro gran servicio a la Vida.

Al percibir el pulso del cotidiano, la vida diaria adquiere un nuevo significado, un sentido diferente, viviéndose con y desde una profundidad tan desconocida como real.

La palabra «pulso» es polisémica: hace referencia, tanto a la firmeza de la mano cuando se enfrenta a otra mano para calibrar su fuerza, como al latido de la arteria.

Lo cotidiano puede vivirse desde cualquiera de las dos significaciones. Podemos vivirlo como «pulso» en el sentido de que «echamos un pulso», nos enfrentamos, nos colocamos en actitud de fuerza, de choque o resistencia a lo que vivimos cotidianamente.

Pero también se nos da la posibilidad de vivirlo como «pulso» en el sentido de pulsación, y reflejaría una segunda actitud posible de relación y vinculación con lo cotidiano: aquella que no se enfrenta, sino que intenta captar el latido o pulsación que contiene y provoca todo lo que vivimos.

El cotidiano puede ser percibido y vivido como un ámbito que, desde lo aparentemente más sencillo y rutinario, desde lo más trivial y ordinario, nos ilumina y nos ayuda a avanzar en el sendero de la propia realización.

Te invito a que te adentres en una lectura que te ayudará a dejar de «echar un pulso» y de enfrentarte a tus vivencias más ordinarias y cotidianas para pasar a sentir su pulso, su latido y poder así vivirlas de otra manera, mucho más creativa y gozosamente. Una lectura que espero te pueda ayudar a sentir y reconocer que «lo extraordinario no es sino una normalidad aún no conquistada».

Antonio José Trigo ha escrito sobre él: «en este libro José María sabe alzar vuelo para que sus lectores nos podamos remontar; con su mirada atenta a todo movimiento, a todo desplazamiento de la materia, a sus silencios y a sus trotes, pero, sobre todo, atenta a alertar, a precisar todo ese crepitar de la naturaleza en la palabra».

faldon portada y sumario

tantoportanpoco560-05

faldonsumario2-02

Comparte y difunde esta información


Elige tu idioma de lectura

Redes Sociales



Ultimo cuaderno

20 Aniversario FSI


Instagram

© 2017 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies