Iglesia, Mundo obrero y del trabajo >>

Acción de Gracias por el 70 aniversario: Una celebración que mira al futuro con pasión

04 noviembre 2016 | Por

Acción de Gracias por el 70 aniversario: Una celebración que mira al futuro con pasión

La Eucaristía de acción de gracias por las 7 décadas de existencia de la HOAC, celebrada en la Basílica de La Milagrosa de Madrid, contó con la participación de un nutrido grupo de personas. Justo en el mismo lugar y el mismo día en el que hace 70 años se clausuró la I Semana Nacional de la HOAC que dio origen a su creación.

Militantes, responsables y simpatizantes de este movimiento eclesial dedicado al mundo obrero, además de representantes de otras organizaciones de la Acción Católica, de diversas congregaciones religiosas, del ámbito sindical y de variados departamentos de la diócesis madrileña, en la que se incardina el tempo a cuyo cargo se encuentra una Comunidad de padres Paúles, participaron en la conmemoración de aquella reunión de 200 obreros con la que la HOAC comenzó su particular andadura..

El obispo consiliario de la Acción Católica, titular de la Diócesis de Calahorra la Calzada y Logroño, don Carlos Escribano, excusó su ausencia con una amable carta, en la que, entre otras cosas, exhortaba a los y las integrantes de la HOAC a “mirar el presente con pasión” y seguir acercándose “a los más empobrecidos de nuestra sociedad, luchando por un trabajo conforme a la dignidad humana y llevando la Buena Noticia del Evangelio hasta los últimos rincones de nuestro mundo”.

Tampoco pudo acudir, el obispo emérito de Orihuela-Alicante y durante muchos años responsable de Apostolado Seglar, don Victorio Oliver, quien también envió un mensaje de agradecimiento por los “70 años de servicio consciente y generoso a vuestra doble fidelidad: Al Señor Jesús y, con su gracia y su presencia, al mundo obrero”.

El servicio litúrgico estuvo  presidido por el obispo emérito de Ciudad Real y responsable del  Departamento de Pastoral Obrera de la Conferencia Episcopal Española, don Antonio Algora, quien en su homilía precisó que un aniversario como este “no debe quedar en un ejercicio de autocomplacencia o de mera acción de gracias por los logros realizados, sino que se ha de vivir como punto de apoyo e impulso de futuro recogiendo el “patrimonio” acumulado a lo largo del tiempo”.

Con sus palabras, el obispo, invitó a la conversión continua y al despliegue de la audacia propia de los seguidores de Jesucristo. Para ello, recurrió a la encíclica del papa Francisco, Laudato si´, donde apunta que la conversión integral “lleva al creyente a desarrollar su creatividad y su entusiasmo, para resolver los dramas del mundo”, sin que su vivencia personal sea “motivo de gloria personal o de dominio irresponsable”, sino “una capacidad diferente, que a su vez le impone una grave responsabilidad que brota de su fe.”

Cómo no podía ser de otra manera, alabó y agradeció el papel que ha desempeñado la HOAC en nuestra sociedad y los frutos que ha ofrecido a la Iglesia, sin olvidar la importancia del proceso personal y el discernimiento comunitario: “la reunión del equipo de la HOAC hace posible mantener la  tensión necesaria para seguir escapando de todo lo que engendra perversión pues encontráis ahí la posibilidad de sentir la presencia del Resucitado”. También tuvo un recuerdo para aquellos y aquellas militantes que jalonan estas siete décadas con sus vidas de entrega incondicional al Evangelio. De ellos, dijo que “lo estimaron todo como pérdida con tal de ser en Cristo Jesús”.

Aprovecho, así mismo, para recordar la misión que inspiró y sigue inspirando a la HOAC como  “un empeño por humanizar la existencia que es expresión de nuestro ser cristiano, de vivir en cristiano, queriendo hacer de Cristo el centro de nuestra existencia, porque estamos convencidos de que lo mejor que la Iglesia puede ofrecer al mundo obrero es Jesucristo, todo entero, porque al desvelarse en él el amor del Padre, podemos encontrar, juntos, caminos de fraternidad”.

Terminó exhortando a los y las militantes de la HOAC y demás creyentes a “desarrollar su creatividad y su entusiasmo, para resolver los dramas del mundo, ofreciéndose a Dios «como un sacrificio vivo, santo y agradable»”.

Por su parte, el presidente de la HOAC, José Fernando Almazán, intervino, tras la comunión, con una sentida expresión de agradecimiento. En su intervención, recordó los orígenes, muy influidos por “una coyuntura política y de una necesidad pastoral”, de este movimiento, que supo desde los inicios desarrollar dos intuiciones que con el tiempo se han revelado muy fructíferas: “la especialización obrera y la eficacia de la evangelización por los iguales”. Criterios que llevaron a la HOAC a desarrollar “una misión de frontera, de periferia, en la que siempre desde entonces ha estado y ha creído necesario estar, pese a todas las dificultades e impedimentos, intentando ser Iglesia comprometida en el mundo obrero, entre las y los trabajadores; y a la vez, mundo obrero dentro de la Iglesia”.

De este modo, entiende la evolución de la HOAC como “una historia que, por un lado, encarna los valores más genuinos de la clase obrera” y, por otro, “muestra la voluntad de contribuir a construir una Iglesia cada vez más convertida al Evangelio, más sensible y parcial con los de abajo”. Una trayectoria, construida por “personas que se ven a sí mismas en permanente necesidad de conversión, conscientes de que solo con sus propias fuerzas no harían nada”, pronunció Almazán, para, a continuación, citar a Guillermo Rovirosa, Eugenio Merino, Tomás Malagón, Antonio Martín, Téofilo Pérez-Rey y Paco Mera.

El presidente de la HOAC terminó por “reconocer, de manera efectiva, agradecida y honrada, el bien gratuito que cada uno hemos recibido” lo que, siguiendo la espiritualidad y praxis propia de este movimiento especializado de Acción Católica como hizo notar Almazán, “implica ponerse en marcha para multiplicar con los demás ese bien, especialmente con los que más lo necesitan”.

Concluida la ceremonia religiosa, los y las asistentes pasaron al interior del complejo parroquial donde pudieron saludarse y conversar, al tiempo que disfrutaban de un pequeño convite, esmeradamente preparado para la ocasión.

 

 

Comparte y difunde esta información


Noticias Obreras

Redes Sociales



Ultimo cuaderno

20 Aniversario FSI


Instagram

© 2017 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies