Iglesia, Mundo obrero y del trabajo, Videos >> ,

Córdoba: Iglesia samaritana al servicio del mundo obrero

08 febrero 2016 | Por

Córdoba: Iglesia samaritana al servicio del mundo obrero

Los días 4 y 5 de febrero tuvieron lugar en Córdoba las X Jornadas de Pastoral Obrera bajo el lema  «Iglesia samaritana al servicio del mundo obrero» organizadas por el Secretariado Diocesano de Pastoral Obrera de Córdoba.

La primera ponencia del día 4 estuvo a cargo de Pedro José Gómez Serrano, economista y Profesor del Instituto Superior de Pastoral (UPSA), que abordó la cuestión “El que no trabaje… ¿que no coma?” (cf. 2 Tes 3, 10): Una mirada actual al mundo del trabajo desde la fe de la Iglesia”. Partiendo de la incuestionable importancia del trabajo para el ser humano responde a los interrogantes que plantean considerar el trabajo como  Maldición o bendición, si como derecho o como obligación y que valoración se le da al trabajo si el meramente económico o se le otorga valor humano y si hablamos de trabajo digno o indigno. A continuación analizó la situación del trabajo en nuestro país, el cambio coyuntural desde una situación infame que ha conducido a una indudable degradación de la calidad del trabajo y a una  creciente vulnerabilidad tanto de los desempleados como de los empleados. Tras la aproximación evangélica al trabajo desde el texto de Mateo (20, 1-16) y ver la realidad desde la perspectiva del Reino, finalizaba con las tareas a realizar ante esta injusta situación: Crear trabajo para atender necesidades reales; Mejorar el empleo en sus condiciones y derechos; Repartir el empleo, remunerado y no remunerado; Compartir el fruto del trabajo, para garantizar a todos la vida digna.

 

El segundo día intervino el Sr. Obispo de Córdoba, don Demetrio Fernández, quien desarrolló su ponencia sobre “El Evangelio del trabajo”. Destacó que el trabajo es una vocación humana, solo el hombre es capaz de participar en la obra creadora de Dios, que ha hecho todas las cosas, y en la redentora de  Jesucristo. El hombre es el sujeto, el centro del trabajo y nada debe sobreponerse al mismo, no es una mercancía ni un medio de producción. Es necesario desmitificar el trabajo solo como fuente de producción y recuperar el sentido teológico de colaborar con Dios en su obra para crear un nuevo mundo solidario, hay que volver a la fuente que es Jesucristo, el modelo, el referente, el que valora a la persona en sí misma y no como un producto. Al trabajo no hay que despojarlo de lo que Dios nos ha dado, la tarea de colaborar con Cristo no es espiritualismo desencarnado sino colaborar con la sangre, con el esfuerzo y no restringirlo a la productividad o materialización del trabajo. Urge evangelizar el mundo del trabajo en su sentido más amplio para que se reconozca la dignidad humana a imagen y semejanza de Dios y no se anteponga ninguna otra cosa. Es necesaria la formación en la Doctrina Social de la Iglesia para trabajar por la justicia y la paz desde el amor y la misericordia.

 

Comparte y difunde esta información

Elige tu idioma de lectura

Redes Sociales



Ultimo cuaderno

20 Aniversario FSI


Instagram

© 2016 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo