Editoriales >> , ,

Domingo libre #EditorialNNOO

08 abril 2015 | Por

Domingo libre #EditorialNNOO

La Alianza Europea por el Domingo Libre de Trabajo es una coalición de 65 organizaciones cívicas, sindicales y eclesiales (1) en defensa de medidas que permitan una mejor conciliación de la vida personal, familiar, social y laboral, y de una regulación más humana del tiempo de trabajo. Considera que, más que cualquier otro día de la semana, es imprescindible el «Domingo libre», común para todos, con el fin de mejorar la protección de la salud de trabajadores y trabajadoras y la adecuada relación entre la vida laboral, personal, familiar y social. Actualmente se está revisando en la Unión Europea la Directiva del Tiempo de Trabajo (2003/88/CE) y la Alianza ha hecho un llamamiento para que se avance en el reconocimiento efectivo del domingo como día común de descanso, salvados lógicamente los trabajos para garantizar los servicios imprescindibles en la comunidad.

Puede parecer algo anecdótico o incluso fuera de lugar en la situación que vivimos, pero no lo es. Se trata de algo muy importante en una sociedad como la nuestra en la que el producir y el consumir tienden a invadir todo el tiempo de vida de las personas y a extenderse socialmente a todos y cada uno de los días (pensemos, por ejemplo, en lo que suponen los horarios comerciales en domingo y otros días festivos y la facilidad con la que participamos de esa dinámica como si fuera lo más normal), incluso en medio de un elevado desempleo y de la extrema precariedad laboral. La pérdida de humanidad que esto supone es muy grande. De ahí la importancia del día común de descanso, en nuestra tradición cultural el domingo.

El papa Francisco ha expresado así su importancia: «El domingo, este domingo en familia, no es perder el tiempo… Es un punto crítico, un punto que nos permite discernir, evaluar la realidad humana del sistema económico en el cual nos encontramos… Es un espacio de gratuidad que estamos perdiendo… ¿A qué queremos dar prioridad? El domingo libre de trabajo –exceptuados los servicios necesarios– afirma que la prioridad no es la economía, sino lo humano, lo gratuito, las relaciones no comerciales, familiares, de amigos, y para los creyentes la relación con Dios y con la comunidad. Quizá haya llegado el momento de preguntarnos si trabajar el domingo es una verdadera libertad» (2).

Efectivamente, estamos ante un punto crítico: el descanso es necesario, imprescindible, para nuestra humanidad, personal y socialmente, y que sea común tiene mucha importancia. Lo es como necesidad para la recuperación física y psíquica de la natural fatiga de la actividad laboral. Conviene no banalizar este hecho: a los trabajadores nos ha costado mucho conquistar (conquista que está siempre amenazada) jornadas de trabajo humanas y el derecho al descanso. Pero descanso que es mucho más que descansar para volver a trabajar, lo cual no sería sino una esclavitud. Descanso como contemplación, es decir, como el espacio de vida que nos da la perspectiva adecuada para dar sentido a todo: el trabajo, como bien del ser humano, es un medio para la vida, no al contrario. Solo así podremos avanzar en humanizar también el trabajo, en que sea vida, humano. La actividad no es ningún absoluto, todo debe estar en función de la persona: el trabajo y el descanso. Descanso como espacio de construcción y desarrollo de las relaciones familiares, sociales, comunitarias…, relaciones de amistad, de gratuidad, de amor, de celebración en común…, que son las que constituyen nuestra humanidad y nos posibilitan, también, construir relaciones humanas en el trabajo.

En definitiva, lo que supone el descanso compartido es un medio esencial para afirmar lo que debe ser: que la economía debe estar al servicio de la persona y no al contrario. La rentabilidad no debe ser lo primero, sino producir y distribuir los bienes para responder a las necesidades de toda la persona y de todas las personas. Y esto es fundamental para el trabajo: trabajar para vivir es signo de libertad, vivir para trabajar es signo de esclavitud. El «Domingo libre» para todos es una defensa de la persona frente a un modelo social que tiende a someterlo todo a la lógica economicista de la rentabilidad, dificultando así gravemente el derecho a la vida y a una vida digna. Por eso es importante para avanzar hacia una sociedad más justa y humana.

(1) Entre ellas la HOAC, el Movimiento de Trabajadores Cristianos de Europa y la Comisión de Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea.

(2) Discurso del papa Francisco al Mundo del Trabajo en Molise, 5-7-2014.

 Nota | Si quieres, este editorial lo puedes comentar y compartir en el facebook de la HOAC y en twitter con la etiqueta #EditorialNNOO

 

faldon portada y sumario

suscripcion

Comparte y difunde esta información


Noticias Obreras

Redes Sociales



Ultimo cuaderno

20 Aniversario FSI


Instagram

© 2017 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies