Mundo obrero y del trabajo >> , ,

Carlos Rey, de la Secretaria de REAS: «La Economía Solidaria no es una idea, es una realidad práctica»

02 octubre 2012 | Por

Carlos Rey, de la Secretaria de REAS: «La Economía Solidaria no es una idea, es una realidad práctica»

Carlos Rey Bacaicoa, nació en Pamplona hace 52 años, en una familia de la clase trabajadora, donde su padre y su madre, militantes de lo social, educaron a diez hijos. Tras sus estudios primarios comenzó a trabajar como aprendiz de fontanería. Creció en el ambiente de la Txantrea, un barrio obrero organizado y reivindicativo, en el que despertó su compromiso solidario, dentro de una inquieta cuadrilla de amigos que acudían semanalmente a un taller de formación. Carlos es un autodidacta que se ha formado en la praxis social comunitaria y en la creación de empresas viables, cuidadosas con el medio ambiente, y que ponen en el centro de su actividad a la persona trabajadora / Entrevista: Javier Pagola.

¿Cuándo empieza tu trayectoria solidaria?

Pronto vi claro un mundo de valores y la importancia de llevar una vida en coherencia con ellos. En casa, y a medida que iba tomando opciones, yo era «el raro», pero respetaron enteramente mi libertad. En 1980, cuando cumplí 21 años, la edad de escolarización obligatoria terminaba a los 14 años y nadie podía empezar a trabajar hasta los 16. Había mucha gente joven literalmente «en la calle», ociosa y en riesgo de caer en drogodependencias. Creamos, por iniciativa comunitaria un Club Juvenil de tiempo libre y talleres sociales que sirvieron de modelo para las Escuelas-Taller que luego hicieron suyas varios ayuntamientos. Gracias a los talleres recibieron formación más de 150 jóvenes.

Erais antimilitaristas insumisos, ¿cuál fue vuestro compromiso civil?

Éramos objetores de conciencia, que comenzamos haciendo un servicio civil. Luego nuestra postura antimilitarista se expresó en una forma radical de resistencia no violenta que fue la insumisión. Hacia mitades de los años 80 pensamos que hacía falta promover el trabajo y creamos el grupo de empresas de empleo juvenil «Gaztelan» El grupo Gaztelan pasó a ser Fundación para responder a la demanda de trabajo de personas en desempleo, con poca formación, mujeres en dificultades, discapacitados, o personas recientemente salidas de la cárcel. Fueron apareciendo iniciativas como la Mensajería Oraintxe en bicicletas, un Albergue rural en un palacio rehabilitado, una Granja de liebres, una Huerta-escuela, y la empresa Miluce que dio trabajo a más de un centenar de mujeres para que intervinieran como trabajadoras familiares. Nos anticipamos a la Banca Ética creando, con pequeños depósitos, una Banca Social para financiar, mediante préstamos solidarios, algunas iniciativas empresariales.

«La Economía Solidaria sostiene en nuestro país 5.900 empleos, retribuidos con equidad, en 250 empresas sostenibles y comprometidas con el entorno»

¿Qué trabajo haces en REAS?

La Red de Economía Alternativa y Solidaria nació, en el Estado y en Navarra, el año 2005. Yo formo parte de su Secretariado que se reúne regularmente. Soy la única persona con trabajo retribuido en la Red a la que dedico seis de mis siete horas de jornada laboral y bastantes horas más de voluntariado. Me ocupo en temas de administración, relación con las redes, portal en internet, y gestión de programas que tienen que ver, sobre todo, con buenas prácticas de economía solidaria, sensibilización y asesoría social.

¿Qué es REAS?

Una Red de Redes que ha ido formándose y agrupando a entidades que vienen desarrollando experiencias desde mediados de los años 90. Este año 2012 la forman como socias de pleno derecho unas 250 entidades y empresas de economía solidaria, y otras 40 como socias colaboradoras. REAS está conformada por 14 redes territoriales presentes en otras tantas comunidades autónomas del Estado Español, y por dos redes sectoriales que son la Asociación AERESS de Recuperadores y la Banca Ética FIARE que el próximo año 2013 comenzará a funcionar como una banca de servicios plenos. REAS ofrece en la actualidad 5.902 puestos de trabajo retribuidos, y agrupa en diferentes actividades a unas 17.000 personas. Forma parte de RIPESS, la Red Intercontinental de Economía Social y Solidaria que está presente en 65 países diferentes de los 5 continentes y que celebra encuentros con asiduidad; el próximo será en Filipinas.

¿En qué sectores de actividad trabajan vuestras empresas?

Hay empresas de reciclaje y recuperación, inserción laboral, transporte, mensajería en bicicleta, agricultura y ganadería ecológicas, jardinería y viveros, asesoría y formación para el empleo, empleo para jóvenes en riesgo de exclusión, educación ambiental, tiendas de comercio justo y solidaridad, trueque, catering y hostelería, alojamiento rural, textil y otras industrias, servicios de ayuda domiciliaria, hogares para menores en dificultad social, limpieza y mantenimiento, asociaciones de consumidores ecológicos y banca ética. Muchas de esas empresas viven enteramente de su facturación por productos o servicios, otras, en parte, de concertación de servicios públicos, y, en algún caso, de convenios o subvenciones.

Más allá de la larga tradición de la economía social (cooperativas de producción, crédito, consumo y vivienda, sociedades laborales), ¿qué novedades aporta la economía solidaria?

La economía social se ha quedado en la forma jurídica, la democratización de algunas tomas de decisión y el reparto de los excedentes. Pero no ha dado pasos hacia la transformación social, ha cuidado menos los valores medioambientales y humanos. A nosotros nos une una Carta de la Economía Solidaria, que aprobamos tras dos años de debate y después de poner en común ideas y buenas prácticas experimentadas. Esa Carta insiste en seis valores: la equidad, la consideración del trabajo, la sostenibilidad medioambiental, el principio de cooperación, el propósito de desarrollo integral y no de fines lucrativos, y el compromiso con el entorno. Queremos transferir las buenas prácticas solidarias a todos los aspectos de nuestra vida individual y comunitaria.

¿Puedes traducir esas actitudes a comportamientos prácticos?

Practicar la equidad es pensar en la dignidad de todas y cada una de las personas, todas ellas son valiosas, pero son diferentes y no necesitan lo mismo: la escala salarial no debe distanciarlas. El trabajo es mucho más que un empleo remunerado, y debe permitir a cada persona autonomía, desarrollo integral y hacer su aportación social. La búsqueda de sostenibilidad estudia y reconoce el impacto de nuestras acciones sobre el medio ambiente e intenta reducirlo. El principio de cooperación nos indica que siempre es mejor cooperar que competir: debemos ser competentes, pero no competitivos. El compromiso con el entorno nos invita a no vivir aislados, sino a colaborar en el desarrollo local, trabajar coordinados con otros movimientos sociales, denunciar, reivindicar y proponer alternativas.

Siendo diferentes, ¿por qué habéis decidido estar en el grupo de economía social?

La Ley de Economía Social ha abierto espacios más allá de las cooperativas y sociedades laborales. Los de la Economía Solidaria somos una pequeña gota en la CEPES (Confederación Empresarial de Economía Social). Queremos estar ahí, porque pertenecemos a la familia de la economía social y porque vimos que algunos se estaban apropiando de nuestro discurso sin control. Cuando una nueva entidad o empresa quiere vincularse al grupo de economía solidaria no le preguntamos de entrada si cumple los principios de nuestra Carta, sino si quiere ir progresando y viviendo en ese camino. Y todos tenemos una herramienta para medir eso, que es la Auditoria Social.

¿Qué es y qué refleja una Auditoría Social?

La Auditoría Social es una herramienta que ayuda a nuestras empresas y entidades socias y a todo nuestro grupo a medir los resultados, positivos y mejorables, de la actividad realizada. Su cuestionario recoge aproximadamente 90 indicadores cuantitativos y unos 30 indicadores cualitativos. La parte cuantitativa anota los datos estadísticos y técnicos de gestión. La parte cualitativa se responde mediante una encuesta en la que dan su opinión todas las personas implicadas. A través de una página web se obtiene la visión cualitativa de las tres redes territoriales que ya la han puesto en marcha. La última auditoria, cerrada a final de primavera ha reflejado, entre otras cosas que en REAS la equidad salarial se refleja en que la diferencia extrema en retribuciones se sitúa en índices que van de 1 a 1,5 puntos, que el grupo no pierde empleo en época de crisis sino que lo ha aumentado un 6%, que las mujeres son más participativas que los hombres en todas nuestras redes, y que tenemos que seguir mejorando en la reducción de nuestro impacto medioambiental.

¿Cómo procedéis tras analizar anualmente vuestros resultados?

Nuestro análisis va mucho más allá de un balance de cuentas. Nuestras empresas no tienen fines lucrativos. Eso no quiere decir que no tengan que obtener beneficios, sino que lo que se gana con una actividad es de todos, de los productores y de los usuarios. Si hay excedente debe devolverse a la Sociedad y al objeto social que pretendemos. Los recursos que generamos no van a repartir dividendos ni a engrosar cuentas en las bancas del sistema, sino que fluye y retorna a la economía alternativa solidaria, al mercado social, a la financiación ética de nuevas empresas y proyectos solidarios.

¿Qué aporta el trabajo en red?

El intercambio de saberes y experiencias, el uso de herramientas e instrumentos compartidos, la ayuda mutua, la elaboración de estrategias y posicionamientos en común en torno a la producción, el consumo responsable, las finanzas, el mercado solidario, y la extensión de la cultura de la solidaridad.

¿Qué ofrece vuestro portal en internet?

El sitio www.economiasolidaria.org es un portal temático de economía solidaria que ofrece actualidad, documentos y vídeos, dispone de un boletín mensual, refleja la actualidad del movimiento y experiencias de buenas prácticas. Es una página interactiva con blogs y posibilidad de poner temas en común. Hay 80 editores que actualizan contenidos. Recibe alrededor de 3.000 visitas diarias

La economía solidaria parece viable en la cercanía y el tamaño de lo local y lo pequeño. ¿Puede vivirse a mayor escala?

La economía solidaria no es una idea, es una realidad práctica que muestra que es posible vivir de otra manera e ir liberando espacios que escapan al sistema y construyendo alternativas. En América Latina es una forma de vida prometedora recogida como modelo en las Constituciones de Bolivia, Brasil y Ecuador. En la zona francófona canadiense de Québec la economía solidaria ha creado 125.000 empleos. Brasil cuenta con un ministerio dedicado a la economía solidaria y François Hollande ha revitalizado en Francia un Ministerio delegado de Economía Social y Solidaria. En Francia hay una red de 40 municipios que han acomodado su actividad a principios de economía solidaria y existe el MES, movimiento de economía solidaria, que agrupa a personas que quieren vivir de acuerdo a este modelo alternativo

¿Cómo estás viviendo tú la gran crisis mundial?

La crisis no es algo nuevo. Tiene muchas dimensiones. Una de las más graves es la alimentaria que condena a morir de hambre cada día a 50.000 personas. Pero hay una crisis cultural, de civilización. Yo vivo la crisis como una oportunidad para el cambio. Soy optimista, pero no pongo esperanzas en cosas que no dependen de mí o no están a mi alcance. Frente a una concentración tan grande del poder, hay que practicar la denuncia y la resistencia. Ir liberando espacios de autonomía y participación, consumir responsablemente y fortalecer con nuestros pequeños recursos la banca ética.

¿Qué significa hoy ser responsable?

No solo denunciar y protestar. Cambiar nuestro estilo de vida. Conocer, reconocer y corregir el impacto ecológico que nuestra actividad está teniendo. Trabajar junto a otros en proyectos transformadores. Y cuidar de las personas, a veces muy cercanas, que están a nuestro alrededor.

Comparte y difunde esta información

Elige tu idioma de lectura

Redes Sociales



Ultimo cuaderno

20 Aniversario FSI


Instagram

© 2016 HOAC.

| Diseño original | DET | Adaptación de ACF | Desarrollado con WordPress | CM/Admo